CONSEJOS

 

Se trata de ir cómodo y disfrutar al máximo de la aventura.

En cuanto al material te dejamos lo necesario para la actividad a realizar, revisado y en perfecto estado de conservación.

Para disfrutar plenamente de las actividades se aconseja llevar ropa, calzado cómodo y apto para  la época del año, así como de repuesto y toalla si la actividad lo requiere, algo de comer y beber.

Se recomienda realizar las reservas con antelación.

Se ruega puntualidad.

 

NORMAS PARA CIRCULAR VEHÍCULOS POR EL CAMPO

SI SALES AL CAMPO, QUE NO SE NOTE QUE HAS ESTADO

 

I      Circular únicamente por los caminos y pistas ya existentes, evitando en todo momento hacer roderas nuevas y circular campo a través.

II     Avanzar siempre despacio, a ser posible por debajo de los 40 km/h, incluso más despacio cuando las pistas estén muy secas, para evitar levantar polvo.

III    Dar preferencia a caminantes, ganado, ciclistas… circulando tan despacio como sea necesario y deteniéndonos por completo siempre que sea preciso, para facilitar al máximo la circulación de todos ellos. Saluda al pasar, da los buenos días o las buenas tardes; que vean que somos personas civilizadas y simpáticas.

IV    Dejar las puertas, portillas, cadenas y cancelas que atravesemos, tal y como las hayamos encontrado al llegar. Normalmente su función es evitar que el ganado abandone una zona determinada, así que generalmente están cerradas.

V      Vadear los ríos solo en caso de necesidad. Si existe un camino alternativo o un puente en las proximidades, utilízalo.

VI     Tener a mano bolsas de plástico fuertes en las que recoger cualquier desperdicio que originemos, incluso los que encontremos a nuestro paso y traerlos de vuelta hasta el contenedor de basura más próximo.

VII    No arrojar ningún objeto por las ventanillas del coche. Recuerda, si fumas, las colillas también tienen que regresar en el cenicero del vehículo.

VIII  No encender nunca fuegos ilegales ni hogueras. El riesgo de incendio en nuestros montes es elevado, sobre todo los meses de verano. Si observamos cualquier conato de incendio, que no podemos apagar por nuestros medios, dar parte inmediatamente a las autoridades competentes.

IX     El ruido excesivo es especialmente molesto, no debemos de tocar el claxon ni llevar el radiocasete a todo volumen como si estuviésemos en una discoteca. Siempre que estemos parados debemos apagar el motor. Actuando silenciosamente podrás escuchar la naturaleza.

X      El coche no debe perder absolutamente ningún líquido. Debemos efectuar un mantenimiento escrupuloso, para evitar cualquier pérdida de fluidos.

XI     Nuestro motor también debe estar siempre a punto. El tubo de escape no debe emitir ni humos excesivos ni un solo decibelio de sonido por encima de lo que sería normal en un vehículo nuevo.

XII    Evita las grandes concentraciones. Si quieres disfrutar del monte no tiene sentido convertirlo en una autopista con cientos de TT. Si en alguna ocasión los participantes en una salida resultan inevitablemente demasiado numerosos, dividirlos en grupos de 4 o cinco coches y dejar mucho, mucho espacio entre los mismos.

XIII   Recuerda que una de nuestras obligaciones es tratar de ayudar en la conservación de las carreteras no asfaltadas. Despejar los caminos de piedras y reponer en lo posible los socavones producidos por las inclemencias climáticas y el abandono, han de ser actitudes habituales cuando salgamos del asfalto.

XIV   Respetar las propiedades privadas y los sembrados. A pesar de que un terreno cultivable pueda parecer abandonado, no debemos pisarlo ni siquiera para maniobrar, recuerda que tiene dueño.

XV    Recuerda que la gente del capo está en “su casa” y tú eres un invitado. Respétalo siempre, se amable y relaciónate todo lo posible con los oriundos de cada lugar, las historias de la gente mayor son una estimable fuente de conocimientos.

XVI   Evitar siempre las confrontaciones de cualquier tipo en caso de discrepancias con los propietarios o guardas de supuestos caminos particulares. Si piensas que algo resulta injusto ya reclamarás después, debidamente informado y con la ley en la mano.

XVII  Si decides visitar alguna zona protegida o con una normativa restrictiva, solicita siempre los oportunos permisos administrativos. Intenta cambiar las leyes, nunca saltártelas.

XVIII Respetar siempre escrupulosamente las indicaciones de las autoridades (estatales, autonómicas, municipales, etc.) y cualquier señalización escrita que encuentres.

XIX   Hay una norma que recopila todas las anteriores: consigue siempre que salgas al campo, que no se note que has estado allí.

 

DISFRUTALO CON NOSOTROS